Seleccionar página

El trauma es una respuesta emocional a un evento terrible como un accidente, una violación o un desastre natural. Inmediatamente después del evento, la conmoción y la negación son típicas. Las reacciones a largo plazo incluyen emociones impredecibles, flashbacks, relaciones tensas e incluso síntomas físicos como dolores de cabeza o náuseas.
El trauma se divide en tres tipos principales: agudo, crónico y complejo.
Traumatismo agudo: es el resultado de un solo evento estresante o peligroso.
Traumatismo crónico: es el resultado de la exposición repetida y prolongada a eventos altamente estresantes. Los ejemplos incluyen casos de abuso infantil, intimidación o violencia doméstica.
Trauma complejo: es el resultado de la exposición a múltiples eventos traumáticos.
El trauma se divide en tipo 1 y tipo 2:
Hay dos tipos de reacciones al trauma. Las reacciones de trauma tipo 1 están asociadas con un evento discreto relativamente reciente. Las reacciones de trauma tipo 2 se caracterizan por un trauma repetido o prolongado a lo largo de la vida, y generalmente las experimentan personas con antecedentes de abuso en familias destructivas.
¿Cuál es la diferencia entre el trauma de la T grande y la T pequeña?
Si bien el trauma de T grande es más intenso y agudo, el trauma de T pequeña también puede tener una amplia gama de efectos negativos en los adultos jóvenes, que incluyen depresión, ansiedad y otros problemas de salud mental.
El DSM-5 define un trauma de PTSD como cualquier situación en la que la vida o la integridad corporal de una persona se ve amenazada; estos son típicamente traumatismos en «T» grandes. Si bien los traumas pequeños en ‘t’ en su mayor parte no conducirían al desarrollo de síntomas puros de TEPT, es posible que una persona pueda desarrollar algunos síntomas de respuesta al trauma.
¿Cómo identifica el trauma?
Síntomas de trauma psicológico:
1) Conmoción, negación o incredulidad.
2) Confusión, dificultad para concentrarse.
3) Ira, irritabilidad, cambios de humor.
4) Ansiedad y miedo.
5) Culpabilidad, vergüenza, culpa propia.
6) Apartarse de los demás.
7) Sentirse triste o desesperanzado.
8) Sentirse desconectado o entumecido.
¿Cómo se trata el trauma?
Ayude a identificar formas de relajarse. Enfréntese a situaciones, personas y lugares que les recuerden el evento traumático, sin rehuir. Tómese el tiempo para resolver los conflictos del día a día para que no se acumulen y aumenten su estrés. Identifique fuentes de apoyo, incluidos familiares y amigos.
Enfoques terapéuticos comunes para ayudarlo a recuperarse de un trauma:
Farmacoterapia. La farmacoterapia es el uso de medicamentos para controlar las reacciones traumáticas disruptivas. …
Terapia de comportamiento. …

Terapia de conducta cognitiva. …
Desensibilización y reprocesamiento del movimiento ocular (EMDR) …
Hipnoterapia. …
Terapia psicodinámica. …
Terapia de grupo.
Cómo el trauma (eventos) afecta nuestros pensamientos:
Cada evento conducirá a un pensamiento, en consecuencia, cada pensamiento conducirá a una emoción y finalmente a un comportamiento particular. A esto se le llama la tríada de la salud mental.
¿Cómo afecta el trauma al hipotálamo?
Hipotálamo El hipotálamo regula muchas de las funciones de su cuerpo, incluidas el hambre, las respuestas sexuales y las reacciones físicas al estrés. En los supervivientes, el circuito de retroalimentación del cuerpo al hipotálamo puede interrumpirse, lo que significa que un superviviente puede quedarse atascado en un estado crónico de estrés.
¿Puede un evento traumático afectar la amígdala?
Cuando se ve afectada por el trastorno de estrés postraumático, la amígdala se vuelve hiperactiva. Aquellos que sufren un trauma emocional a menudo mostrarán más miedo a los factores estresantes traumáticos que otros. A menudo, los estímulos pueden desencadenar una sobreactividad en la amígdala si de alguna manera están conectados con el evento traumático que sufrió una persona.
«¿Puede el trauma emocional causar daño cerebral?»
Los estudios han demostrado que el trastorno de estrés postraumático en realidad afecta las funciones del cerebro de múltiples maneras. Las tres áreas del cerebro que más se ven afectadas son la amígdala, el hipocampo y la corteza prefrontal.

 

Un nuevo estudio muestra un cambio cerebral después de un trauma psicológico
Investigación sobre hallazgos importantes en sobrevivientes de terremotos con y sin PTSD.
El cerebro en el trastorno de estrés postraumático
Dado lo diverso que es el PTSD, como es el caso de todos los trastornos que involucran el cerebro, no tenemos una comprensión detallada de lo que realmente sucede para causar diferentes tipos de PTSD en diferentes momentos. Hasta la fecha, la mayoría de las investigaciones han analizado un grupo mixto de pacientes con PTSD en su mayoría crónico, con una variedad de cambios en todo el cerebro.
Las áreas del cerebro identificadas como diferentes en el PTSD incluyen el hipocampo, que se ocupa de nuestra memoria y sentido del yo; la amígdala, un centro principal de emociones de los sistemas emocionales del cerebro (sistema límbico) y un actor clave en el estado de reposo del cerebro; y la corteza cingulada anterior, que es un centro clave en las redes para la emoción y el pensamiento, el aprendizaje, la resolución de conflictos y, en particular, el control de arriba hacia abajo del sistema límbico a través de conexiones directas con la amígdala.
Estas áreas del cerebro están involucradas en la actividad de la red alterada para las personas que sufren de PTSD, con cambios observados en la «red de modo predeterminado» del cerebro en reposo y la diferencia en lo que las personas con PTSD buscan en el entorno, en la «red de prominencia».
Varios estudios de PTSD crónico han mostrado hallazgos anatómicos, funcionales y metabólicos del cerebro conflictivos en
More about this source text Source text required for additional translation information.

Referencias

1. Como lo llama Mark Blechner, PhD en su trabajo sobre la neurociencia de los sueños en The Mindbrain and Dreams: An Exploration of Dreaming, Thinking, and Artistic Creation
Xiaorui S, Chunchao X, Wang W, Huaiqiang S, Qiaoyue T, Simin Z, Lingjiang L, Kemp G, Qiang Y y Qiyong G. Concentraciones anormales de metabolitos y volumen de amígdala en pacientes con trastorno de estrés postraumático de inicio reciente. Journal of Affective Disorders, en línea el 11 de agosto de 2018.

¿Necesitas ayuda?Habla con nosotros