Seleccionar página

 

Por Liselot Paulino, M.A
Terapeuta Familiar

La comunidad Dominicana ha estado consternada, viviendo los últimos acontecimientos, en materia de abusos a menores; mirando como sus miembros, se ven afectos en lo más profundo de su ser, por los casos en aumento, y de forma indetenible.

Los hechos se suscitan, por lo general, parte de familiares o personas cercanas a los menores. Esto ocurre cuando están en contacto con personas, inescrupulosas, a través de computadoras, teléfonos, y otros medios electrónicos. También cuando se exponen a información visual o escrita en su detrimento, o ante el acecho del ojo de un depredador.

La conducta del depredador está caracterizada, por vigilar y observar a su víctima cuidadosamente, a través de las redes sociales, o persiguiéndolo con la mirada, si estar cerca de él, de manera discreta, sin que otros miembros de la familia lo evidencien; u ofreciéndole regalos. Este depredador regularmente en un individuo de bajo perfil, de carácter frio, manipulador, que muchas veces buscan ganarse la confianza de la familia.

Exponer es exhibir, o dejar al descuido; dicha exposición de vulnerabilidad puede darse a través de fotos, en la manera de vestirlos, o simplemente dejarlos sin supervisión.

El menor está en condiciones poco seguras; cuando se pone en riesgo la seguridad física, emocional y moral, del mismo; de lo cual él no es consciente, pues no tiene la edad, ni experiencia para comprender lo que está pasando, o puede pasar a su alrededor y del daño a su persona.

“Nada enciende mas la mente de un niño como jugar” Dr. Stuart Browen, es decir que su tarea es jugar para que su mente se desarrolle de manera satisfactoria.

Por el hecho de que estemos viviendo “tiempos modernos”, no se deben dejar todas las ventanas abiertas, a lo que ellos aun no deben saber, se constituye en violencia exponer al menor a contenido gráfico, o de audio no apto para su edad. Por otro lado, la violencia por omisión, que consiste en dejar de hacer lo que corresponde como padre o tutores del menor.

Nos hemos convertido en demasiado permisivos, se han dejando de establece límites en el hogar, lo que hace que la seguridad emocional del menor este menos fortalecida y por lo tanto más vulnerable a ser víctima de abuso.

“Los niños no recuerdan lo que tratas de enséñales, recuerdan lo que eres” Jim Herson

Los niños, niñas y adolescentes no son nuestras, Dios, la vida, nos han escogido para que seamos las personas que les enseñemos acerca de lo que es la vida, como vivir en ella, cuales son las reglas, para que ellos de adultos puedan conducirse y realizarse como personas de bien. En todo momento debemos protegerlos de todo lo valla en perjuicio de su sano desarrollo. Debemos ser vigilantes permanentes de la salud, física, psicología de nuestros hijos y de los que no lo son, pero están a nuestro alrededor.

“Niños y niñas no son ya ni la propiedad de sus padres ni los beneficiarios indefensos de una obra de caridad. Son seres humanos y los titulares de sus propios derechos. Según la perspectiva que presenta la Convención, el niño es un individuo y un miembro de una familia y una comunidad, con derechos y responsabilidades apropiados para su edad y su madurez”. Convención de los derechos del niño del UNICEF

El crimen ha llenado de dolor a la sociedad a través, de una alta estadística, de abuso sexual, asesinato, maltrato físico, llegando a desmembrar los cuerpos y en algunos casos lanzarlos al mar Caribe, colocar los cuerpos en maletas y dejar abandonados. Ó como ocurrió en el caso Llenas a Aybar, violación y posterior asesinato. El último acontecimiento muy sonado, el de la menor Liz María Sánchez, de tan solo 9 años de edad. Este no es el único nombre que lamentablemente entra en las estadísticas Dominicanas, es mucho más larga, Karla Masiel, Yaneisy Rodríguez, Emely Peguero, y otros tantos más que quedan en el anonimato.

Ninguna persona adulta, artista o persona normal puede alegar ignorancia con relación a la vulnerabilidad de los niños, niñas y adolescente, pues desde todos los tiempos es una conducta repetitiva que se ha dado a lo largo de nuestra historia como país. El abuso a menores.

BASTA YA! BASTA YA! Es necesario hacer un alto en todo lo que afecta a la niñez Dominicana, abuso, abandono, trabajo.

A continuación les comparto algunas publicaciones en diarios de circulación nacional de la Rep. Dom. Han venido haciendo eco desde hace mucho tiempo, acerca de estos casos.

Estudios y estadísticas revelan como miles de niños, niñas y adolescentes dominicanos son víctimas de actos de abuso y violencia que intervienen con su sano desarrollo. UNICEF DOMINICANA 2007

“A su vez, “Una voz por la niñez” busca demandar que el gobierno asuma un compromiso público para trabajar, en conjunto a instituciones y organizaciones responsables, en la creación de un sistema efectivo de denuncia y seguimiento de los distintos casos de violencia contra la niñez. Está comprobado por experiencias en otros países que la creación de esta herramienta de denuncia y seguimiento es el primer paso para combatir esta triste realidad”. UNICEF DOMINICANA 2007

La Coalición de ONG por la Infancia de República Dominicana denunció este lunes que la situación de la niñez en el país «constituye un serio desafío debido a las constantes violaciones y vulneración de derechos a los que está expuesta esta población». Abril, 2019

De acuerdo con registros de las Unidades de Atención a Víctimas de Violencia de Género, Intrafamiliar y Delitos de la Procuraduría General de la República, en 2017 y el primer trimestre del 2018, fueron recibidas 7,342 denuncias de abuso sexual infantil. En ese mismo período los tribunales de primera instancia registraron menos de 800 condenas de estos casos. De los 7,342 casos, un total de 2,383 corresponden a seducción de menores; 2,149 a agresión sexual; 1,525 a violación sexual; 550 a acoso sexual; y 268 a exhibicionismo. El Caribe por Marcos Rodríguez, Diciembre 2019

¿Necesitas ayuda?Habla con nosotros