Seleccionar página

Todos los duelos son muy doloroso y cada persona lo vive de forma muy personal.
Pero cuando hablamos de la muerte de un hijo de forma inesperada, este Duelo rompe todos los esquemas tradicionales especialmente para las madres, porque para ella su alma está sujeta al ser fallecido, ese vínculo afectivo que se da desde la primera vez que pudo sentir su corazón latiendo por primera vez en su vientre jamás lo olvidamos, esto solo lo pueden comprender las madres que pasan por mismo dolor, en ellas queda un vacío que no se puede explicar con palabras, en la familia queda un desequilibrio y una inestabilidad que solo el paso de los años puede estabilizar y con un conjunto de características que desorientan el proceso en dirección al camino del mismo duelo, cada miembro del sistema juega un papel importante, los padres en su mundo de tristeza y vacío empiezan a culparse, o hacerse la gran pregunta ¿quién de los dos siente más dolor la madre o el padre?, de solo pensar esto ya hay un dolor inmenso pero aquí lo imparte es el apoyo que ambos padres se dan mutuamente sin auto lastimarse y los miembro del sistema complementan ese apoyo.
Autora:
Criseyda Candelaria. MA
Psicóloga Clínica
@psico.Carolina24.

¿Necesitas ayuda?Habla con nosotros