info@paginadesalud.com

Coronavirus y embarazo.

Dra. Lourdes Alcántara

En la ciudad china de Wuham,  se originó el virus , Desde que en diciembre de 2019 , este virus rápidamente se ha expandido por todo el planeta, y ha dejado miles de muertos y cientos de miles de personas infectadas. Se llaman coronavirus porque la superficie del virus tiene puntas en forma de corona. Varios coronavirus causan infecciones respiratorias  en nuestra especie, se sabe que  pueden ir desde el resfriado común hasta enfermedades más graves como el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS) y el síndrome respiratorio agudo y grave (SARS), explica la Organización Mundial de la Salud. «Hay innumerables tipos de coronavirus en murciélagos y pájaros», asegura Joel Wertheim, profesor asistente de Medicina de la Universidad de California, San Diego (EE.UU.). Los coronavirus en humanos suelen provocar leves resfriados, siempre y cuando no esté comprometido el sistema inmune de las personas afectadas.

Síntomas

En general, los síntomas principales de las infecciones por coronavirus pueden ser los siguientes.

  • Tos.
  • Dolor de garganta.
  • Fiebre.
  • Dificultad para respirar (disnea).
  • Dolor de cabeza.
  • Pérdida del sentido del olfato y del gusto.
  • Manifestaciones en la piel (sobre todo en niños y adolescentes) urticaria con y sin picor o eritema multiforme.
  • Escalofríos y malestar general.
  • Obstrucción nasal, secreción y goteo.

Tal y como ocurre con el virus de la gripe, los síntomas más graves (y la mayor mortalidad) se registra tanto en personas mayores como en aquellos individuos con inmunodepresión o con enfermedades crónicas como diabetes, algunos tipos de cáncer o enfermedad pulmonar crónica. En los casos más graves pueden ocasionar insuficiencia respiratoria.

Las personas mayores y las que padecen afecciones médicas subyacentes, como hipertensión arterial, problemas cardiacos o diabetes, tienen más probabilidades de desarrollar una enfermedad grave. En la pandemia de Covid-19 se ha constatado que en torno al 80% de las personas infectadas presentan síntomas leves, 1 de cada 6 personas que contraen la covid-19 desarrolla una enfermedad grave y tiene dificultad respiratoria y el 2% de las personas que han contraído la enfermedad han muerto.

La vía de infección es a través de los contactos incluyen a todos los miembros de la casa, cualquier contacto íntimo, y todas las personas que estuvieron a menos de 6 pies de distancia por más de 10 minutos. Además, cualquiera que haya tenido contacto con sus fluidos corporales y/o secreciones (como lágrimas, saliva,  etc).

Embarazo y coronavirus

Las buenas noticias, dijo Christina Han, especialista en embarazos de alto riesgo y profesora de la facultad de medicina en la Universidad de California en Los Ángeles, son que:

“no hay evidencia de que las embarazadas sean más susceptibles al coronavirus,  que cualquier otro adulto sano regular”. Al mismo tiempo, no contamos con mucha información al respecto, los Centros de Control y Prevención de Enfermedades advierten que contraer el coronavirus al estar embarazada podría hacerla más vulnerable que otras mujeres en edad fértil que se infecten, ante problemas respiratorios graves como pulmonía.

Lo anterior es debido a que las embarazadas ya tienen el ritmo cardíaco más elevado, una capacidad pulmonar menor, y lo que un médico denominó como el “sistema inmunitario distraído”. También podría haber un mayor riesgo de aborto espontáneo y de parto  prematuro, señaló el Dr. Romeo Galang, ginecólogo obstetra del equipo de respuesta de emergencia de los CDC para COVID-19. Hasta ahora no se han reportado muertes maternas relacionadas con COVID-19.

Además, el virus no ha sido detectado en líquido amniótico, ni en sangre del cordón umbilical, tejido de placenta, o leche materna; eso significa entonces que no hay “transmisión vertical” (usted no se lo pasará a su feto).

Es importante maximizar el sistema inmunitario y evite cualquier situación en la que se vea bajo riesgo de infectarse si esta embarazada, dijo Amy Van Blaricom. Es importante que las embarazadas, o las mujeres que esperan embarazarse, hagan todo lo posible para fortalecer su sistema inmunitario. La vacuna para la influenza no es peligrosa durante el embarazo ni el periodo de lactancia, añadió, ya que la inmunidad también se le transmite al bebé.

Debido a que la preeclampsia es una condición del embarazo que se puede evitar o disminuir su impacto, la mujer embarazada debe monitorearse a sí misma, sería ideal que el botiquín de su casa cuente con un medidor de presión sanguínea y tiras de análisis de orina, las cuales son esenciales para detectar la hipertensión inducida por el embarazo.

¿Necesitas ayuda?Habla con nosotros