Seleccionar página

Por la Dra. Lourdes Alcántara. 

La salud mental se define como un estado de bienestar en el cual el individuo es consciente de sus propias capacidades. Está relacionada con la promoción del bienestar, la prevención de trastornos mentales y el tratamiento y rehabilitación de las personas afectadas por dichas afecciones.

Los trastornos por depresión y por ansiedad son problemas habituales de salud mental que afectan a la capacidad de trabajo y la productividad.

La Organización Mundial de la Salud ha clasificado a la depresión como el principal factor que contribuye a la discapacidad mundial (más del 7.5% de todos los años vividos con discapacidad en el 2015) y en la sexta posición se encuentran los trastornos de ansiedad (3.4%).

De acuerdo al Plan de Acción Sobre Salud Mental de la OMS, las personas con depresión mayor o esquizofrenia tienen una probabilidad de muerte prematura del 40 al 60% mayor que la población general, debido a problemas de salud física .

Las consecuencias económicas de las enfermedades mentales como la depresión u otras, son igualmente amplias: en un estudio desarrollado por el Foro Económico Mundial se calculó que el impacto global acumulado de los trastornos mentales en términos de pérdidas económicas será de 16.3 billones de dólares entre 2011 y 2030.

La terapia familiar es un procedimiento que realiza el psicoterapeuta en el que participan distintos miembros del grupo familiar que tienen dificultades o problemas   y que precisan de una reorganización o de un cambio en el modo en el cual interactúan y se coordinan.

El psicoterapeuta los guía a comprender y superar las dificultades que presentan:

1-Malas relaciones

2- Crisis familiares asociadas (económicos, laborales, habitacionales u otros)

3- Problema de algún o algunos miembros(s) de la familia)

4-Ddificultades   de coordinarse   en cuanto a la crianza y disciplina o

5-Cambios en la organización familiar (divorcio, separaciones.

6-Vivir con personas ajenas.

7-Cambios   de las distintas etapas del ciclo vital.

8- Enfermedad   de los miembros.

9-Duelos, muerte de algún miembro.

10- Abuso sexual infantil.

11-Abuso de alguna sustancia (alcohol y/u otras drogas),

12-Desoordinación parental.

13-Nacimiento de hijos, divorcio u otro).

14-Cambios el desarrollo de los niños y niñas en la adolescencia.

15-Discrepante con las rutinas y costumbres familiares.

Cifras de la Organización Mundial de la Salud destacan que la depresión constituye un problema importante de salud pública, más de 4% de la población mundial vive con depresión y los más propensos a padecerla son las mujeres, los jóvenes y los ancianos.

En el mundo, este trastorno representa la cuarta causa de discapacidad en cuanto a la pérdida de años de vida saludables. En México, ocupa el primer lugar de discapacidad para las mujeres y el noveno para los hombres. Además se estima que 9.2% de la población ha sufrido depresión, que una de cada cinco personas sufrirá depresión antes de los 75 años y que los jóvenes presentan tasas mayores.

La depresión se caracteriza por la presencia de tristeza, pérdida de interés o placer, sentimientos de culpa o falta de autoestima, trastornos del sueño o del apetito, sensación de cansancio y falta de concentración. Este trastorno puede llegar a hacerse crónico o recurrente y en su forma más grave, puede conducir al suicidio.

La depresión afecta a 1 de cada 10 estadounidenses adultos afecta a muchos estadounidenses a distintos niveles.

La depresión puede afectar de forma negativa el curso y el resultado de afecciones crónicas comunes, como:

1-La artritis,

2-El asma,

3-La enfermedad cardiovascular,

4-El cáncer,

5-La diabetes y la obesidad.

¿Quiénes tienen mayor tendencia a la depresión?

1-las personas entre 45   años,

2-las personas afroamericanas, los hispanos, las personas no hispanas de otras razas o de razas múltiples,

3-las mujeres

4-las personas que no han completado la educación secundaria

5-las personas que presentan una separación de pareja

6-las personas incapacidad de  trabajar o están desempleadas

7-las personas sin cobertura de seguro de salud

Los trastornos de ansiedad son uno de los trastornos psicológicos más comunes en la población general.

Síntomas de ansiedad

  1. Aumento de la Tensión Muscular

– Preparación para actuar con rapidez y agilidad

  1. Incremento del Pulso y la Tensión

– Más sangre llega a los músculos, el cerebro y los pulmones

  1. Aceleración del Ritmo Respiratorio

– Más oxígeno se encuentra disponible para afrontar el esfuerzo

  1. Incremento de la Transpiración

– Permite aliviar el exceso de temperatura producido por la acción

  1. Ralentización de otras Funciones Corporales Secundarias

– La función digestiva pasa a segundo plano en el consumo de recursos

Déficit de Atención  con hiperactividad (ADHD)

Las tasas de prevalencia del trastorno a nivel mundial son muy variables oscilando del 3 al 14%. Lo más aceptado es un 4-5%.

En España la cifra aceptada se encuentra en torno al 5-6% de total de la población. Nos encontramos a la altura de Japón, China y Alemania.

El país que más consume farmacología es EEUU, sobre todo en afroamericanos y latinos. Donde más se diagnostica es en New York.

Trastorno de estrés postraumático (TEPT)

Un trauma es un evento que, desde un punto de vista psicológico, ha supuesto un problema para el paciente. Pueden ser hechos que hayan ocurrido de manera repentina o inesperada, excediendo la capacidad del individuo de manejar este problema y perturbando los marcos de referencia básicos por los que se guía la persona para entender y manejar las situaciones que le rodean.

Los traumas se pueden dividir dependiendo de la acción que los haya desencadenado. Así pues, puede haber traumas relacionados con la infancia, la violencia, el duelodesastres naturalesaccidentes

Los síntomas de los cambios en el pensamiento y en el estado de ánimo pueden ser:

Pensamientos negativos sobre ti mismo, otras personas, o el mundo en general

desesperanza acerca del futuro, Problemas de memoria, incluso no recordar aspectos importantes del suceso traumático, Dificultad en mantener relaciones cercanas

Sentirte distanciado de tus familiares y de tus amigos, Falta de interés en las actividades que antes te gustaban, Dificultad para sentir emociones positivas , Sentirte emocionalmente insensible,

Cambios en reacciones físicas y emocionales

Los síntomas de los cambios en las reacciones físicos y emocionales (también llamados síntomas de excitación) pueden ser:

Asombrarte o asustarte fácilmente, Estar siempre alerta al peligro, Conducta autodestructiva, como por ejemplo beber en exceso o conducir demasiado rápido

Trastornos del sueño

Dificultad en concentrarte, Irritabilidad, arrebatos de ira o conducta agresiva

Sentimientos abrumadores de culpa o vergüenza, En los niños de 6 años y menores, los signos y síntomas también pueden incluir.

 

 

 

 

 

¿Necesitas ayuda?Habla con nosotros